Dr. Madraswalla Climbs Mt. Washington

On March 7, for the sixth year in a row, Dr. Ayaz Madraswalla and friends will be climbing Mt. Washington, the highest peak in New England (6,150 ft. – 1,875 m.), to support Health Horizons. Please support Dr. Ayaz with a donation at https://hhidr.networkforgood.com/projects/93038-mt-washington-climb-2020

El 7 de marzo, por sexto año consecutivo, el Dr. Ayaz Madraswalla y sus amigos subirán el monte Washington, el pico más alto de Nueva Inglaterra (6,150 pies – 1,875 m.), para apoyar Horizontes de Salud. Por favor, apoye al Dr. Ayaz con una donación en https://hhidr.networkforgood.com/projects/93038-mt-washington-climb-2020

Posted in News | Leave a comment

A Message from the Incoming President

From left: Dr. Craig Czarsty, President Emeritus; Laura McNulty, outgoing President and Chair; Romiya Barry, Incoming President and Chair

In 2009, Health Horizons International was formally established as a civil society health care organization with three initial goals for its work in the Dominican Republic: Develop a Community Health Workers (CHW) program, meet existing health care needs through Medical Service Trips (MST) supported by on-the-ground systems, and establish a local infrastructure for a sustained in-country presence. Dr. Angi Kang and Ms. Laura McNulty wrote in their first blog post about bringing “Medicine and Beyond” to HHI, “…we anticipate that the next ten months will lead us down many unexpected paths.” Their words not only foreshadowed their first ten months, but also the first ten years. Many changes and transitions have occurred since that original, small, passionate board brought together a dedicated on-the-ground team with a strong emotional commitment and dedication to the mission.

What is notable about HHI is how through its life stages, the organization has been adaptable to the needs of patients and partners in the community, thereby establishing programming that is relevant and impactful. Examples of this are the first-of-their-kind cooperadores de salud  and Saño y Feliz programs in the Dominican Republic developed by HHI. They laid the foundation for a World Diabetes Foundation funded program through which a capacity building model and various training materials were developed and implemented. Through partnerships and collaborations, HHI has brought these innovations to a scale of work aligned with the national noncommunicable disease strategy of the Dominican Ministry of Health. Our work adds to the growing body of global evidence that integration of CHW programs into health systems and communities is an effective policy option that strengthens their program performance and furthers global goal of primary care access for all. And with the newly launched guideline on health policy and system support to optimize community health worker programs from the World Health Organization, we now have a framework by which we can assess one of our core programs to the standards of global leaders. In the past 10 years, the mission and vision of HHI was revised and refined, and the organization went through many transitions. When necessary, HHI adapted, but the purpose remained relevant – to implement programming that empowers underserved communities of the Dominican Republic to promote health and well-being and access to quality primary care.

HHI staff located in the Dominican Republic

This year brings another transition as we reluctantly say farewell to Ms. Laura McNulty. Working alongside our mission-driven staff and Board of Directors, Laura has had a tremendous impact on HHI and our partner communities. As a founding member, her energy for the dream has been infectious and a guiding light. We on the Board and her colleagues in HHI truly will miss her inspiration and her friendship, and eagerly await opportunities to welcome her “home” again. Personally, I sincerely hope she takes with her departure a sense of accomplishment for all that she has achieved during her tenure.

Despite the change in leadership, our Board of Directors is still committed to the four big priorities that were outlined in June 2018. We have rededicated ourselves to the work and mission of HHI for both the short term and the long term, and to making the board a philanthropic priority as the first step in our campaign to ensure organization longevity. In continuing the legacy of strong, strategic leadership, my personal mission is to guide HHI to remain adaptable, relevant, and impactful to the needs of the communities with whom we engage through active listening and building and sustaining authentic relationships as we pursue these priorities.

At the same time, we are at the life stage of a nonprofit where we must shift from rapid growth to maturation. With much gratitude to the volunteers and donors who have invested in the HHI mission over the past 10 years, we have arrived at a place where we no longer ask ourselves “how can we build this to be viable” but instead we now turn to ask, “how can we ensure sustainability?” Margaret Mead is well-known for saying, “never doubt that a small group of thoughtful, committed citizens can change the world; indeed, it’s the only thing that ever has.” She must have had in mind the small group of thoughtful, committed donors and volunteers who have generously given time, funding, services, and resources to build HHI into a viable organization. We have done our best to communicate to you our successes, failures, and challenges, as well as our gratitude. As we move forward into maturation, we will continue to communicate these aspects to our foundational investors. But, this year I also aim to open the avenues of communication with the goal to learn how we can better support you in your giving so that we build a foundation that promotes sustainability. What more do you, as investors, want to learn about HHI, the staff in the Dominican Republic, or our partner communities? How can we best show ourselves as an organization you are proud to advocate for to your family, friends, and colleagues? What stories about the organization are left untold? There is tremendous value in the lessons we have learned in the past 10 years and we continue to look to our supporters to help in disseminating this knowledge.

I step into the role of President and Chair of the Board of Directors of Health Horizons International eager to support our staff during this transformative period; and ready to move the organization forward with the urgency needed to capitalize on the opportunities being presented to us. I anticipate knowing each of you better along this next phase of our journey.

 

Sincerely,

Romiya Glover Barry

President and Chair of the Board of Directors of Health Horizons International

//

 

Desde la izquierda: Dr. Craig Czarsty, Presidente Emeritus; Laura McNulty, dejando Presidenta; Romiya Barry, entrante Presidenta

En 2009, Horizontes de Salud se estableció formalmente como una organización de atención de salud de la sociedad civil con tres objetivos iniciales por su trabajo en la República Dominicana: desarrollar un programa de cooperadores de salud (CHW); satisfacer las necesidades de atención médica existentes a través de operativos médicos (MST) apoyados por sistemas sobre el terreno; y establecer una infraestructura local para una presencia sostenida en el país. La Dra. Angi Kang y Sra. Laura McNulty escribieron en su primera publicación en el blog acerca de llevar “Medicina y más allá” a Horizontes de Salud, “…anticipamos que los próximos diez meses nos llevarán por muchos caminos inesperados.” Sus palabras no sólo presagiaron de sus primeros diez meses, sino también los primeros diez años. Muchos cambios y transiciones han ocurrido desde que la Junta Directiva original, pequeña y apasionada, reunió a un equipo dedicado en el terreno con un fuerte compromiso emocional y dedicación a la misión.

Lo notable de Horizontes de Salud es cómo a través de sus etapas de vida, la organización se ha adaptado a las necesidades de los pacientes y socios en la comunidad, de tal modo estableciendo una programación pertinente e impactante. Ejemplos de esto son los programas primeros-de-su-clase en la República Dominicana, el programa de cooperadores de salud y Saño y Feliz desarrollados por Horizontes de Salud. Establecieron la fundación para un programa financiado por la Fundación Mundial de Diabetes a través del cual se desarrollaron e implementaron un modelo de creación de capacidad y diversos materiales de capacitación. A través de alianzas y colaboraciones, Horizontes de Salud ha llevado estas innovaciones a una escala de trabajo alineada con la estrategia nacional de enfermedades no transmisibles del Ministerio de Salud de la República Dominicana. Nuestro trabajo contribuye al creciente cuerpo de evidencia global de que la integración de programas de promotores de salud en los sistemas de salud y las comunidades es una opción de política eficaz que fortalece el rendimiento de sus programas y promueve el objetivo global de acceso a la atención primaria para todos. Y con la guía recientemente lanzada sobre la política de salud y el apoyo al sistema para optimizar los programas de promotores de salud de la Organización Mundial de la Salud, ahora tenemos un marco mediante el cual podemos evaluar uno de nuestros programas principales de acuerdo con las normas y estándares de líderes mundiales. En los últimos 10 años, la misión y la visión de Horizontes de Salud fueron revisadas y refinadas, y la organización pasó por muchas transiciones. Cuando fue necesario, Horizontes de Salud se adaptó, pero el propósito siguió siendo relevante –implementar una programación que permita a las comunidades marginadas de la República Dominicana promover la salud y el bienestar y el acceso a la atención primaria de calidad.

Este año trae otra transición ya que lamentablemente nos despedimos de la Sra. Laura McNulty. Trabajando junto con el personal y la Junta Directiva impulsados por la misión, Laura ha tenido un impacto tremendo en Horizontes de Salud y en nuestras comunidades asociadas. Como fundadora, su energía para el sueño ha sido contagiosa y una luz de guía. Nosotros en la Junta y sus colegas en Horizontes de Salud realmente extrañaremos su inspiración y su amistad, y esperamos ansiosamente la oportunidad de darle la bienvenida a su “hogar” nuevamente. Personalmente, espero sinceramente que se elle tome con su partida un sentido de éxito por todo lo que ha logrado durante su mandato.

HHI empleados en la Republica Dominicana

A pesar del cambio en liderazgo, nuestra Junta Directiva sigue comprometida con las cuatro grandes prioridades que se delinearon en junio de 2018. Nos rededicamos al trabajo y a la misión de Horizontes de Salud tanto a corto plazo como a largo plazo, y para hacer a la Junta una prioridad filantrópica como el primer paso en nuestra campaña para garantizar la longevidad de la organización. Al continuar con el legado de un liderazgo fuerte y estratégico, mi misión personal es guiar a Horizontes de Salud para que siga siendo adaptable, relevante e impactante a las necesidades de la comunidades con las que nos involucramos a través de la escucha activa y la construcción y el sostenimiento de relaciones auténticas mientras que perseguimos estas prioridades.

Al mismo tiempo, estamos en la etapa de la vida de una organización sin fines de lucro en la que debemos pasar de una mentalidad de crecimiento a una de maduración. Con mucha gratitud a los voluntarios y donantes que han invertido en la misión de Horizontes de Salud en los últimos 10 años, hemos llegado a un lugar donde ya no nos preguntamos “¿Cómo podemos hacer que esto sea viable?” sino que en su lugar ahora nos dirigimos a preguntar “¿Cómo podemos garantizar la sostenibilidad?” Margaret Mead es bien conocida por decir: “Nunca dude que un pequeño grupo de ciudadanos reflexivos y comprometidos pueden cambiar el mundo; de hecho, es la única cosa que lo ha hecho.” Ella debe haber tenido en mente al pequeño grupo de donantes y voluntarios reflexivos y comprometidos que generosamente han brindado tiempo, fondos, servicios y recursos para convertir a Horizontes de Salud en una organización viable. Hemos hecho todo lo posible para comunicarnos con ustedes nuestros éxitos, fracasos y desafíos, así como nuestra gratitud. A medida que avanzamos hacia la maduración, continuaremos comunicando estos aspectos a nuestros inversionistas fundacionales. Pero, este año también apunto a abrir las vías de comunicación con el objetivo de aprender cómo podemos apoyarles a ustedes mejor en su actividad como donantes, para que podamos construir una base que promueve la sostenibilidad. ¿Qué más quieren ustedes, como inversionistas, aprender sobre Horizontes de Salud, el personal de la República Dominicana, o nuestras comunidades asociadas? ¿Cómo podemos mostrarnos mejor como una organización de la que usted se enorgullece de hablar con su familia, amigos y colegas? ¿Qué historias sobre la organización se quedan sin contar? Hay un tremendo valor en las lecciones que hemos aprendido en los últimos 10 años y seguimos recurriendo a nuestros partidarios para ayudar a difundir este conocimiento.

Asumo el puesto de Presidenta de la Junta Directiva de Horizontes de Salud dispuesta a apoyar a nuestro personal durante este período de transformación, y lista para hacer avanzar a la organización con la urgencia necesaria para aprovechar las oportunidades que se nos presentan. Anticipo conocer a cada uno de ustedes mejor a lo largo de esta próxima fase de nuestro viaje.

 

Atentos saludos,

Romiya Glover Barry

Presidenta de la Junta Directiva

Horizontes de Salud

Posted in Blog, News | Leave a comment

Reflexion y vision: una perspectiva sistemica

En la República Dominicana, las enfermedades crónicas como la enfermedad cardíaca, el cáncer, la diabetes, y las enfermedades respiratorias crónicas son la principal causa de muerte, y representan el 70% de todas las muertes en todo el país. Casi el 10% de la población adulta dominicana sufre de diabetes, una de cada tres personas tiene presión arterial alta, y más de una cuarta parte lucha contra la obesidad – pero solo la mitad de estas personas reciben tratamiento que podría ayudarles a disfrutar de vidas llenas y saludables. Estas cifras reflejan una tendencia mundial: en las últimas dos décadas, la carga general de la enfermedad ha ido cambiando de enfermedades infecciosas a enfermedades no transmisibles, o ENT. Sin embargo, esta carga no se distribuye de manera uniforme — en la actualidad, globalmente el 86% de las muertes relacionadas con las ENT ocurren en países de ingresos bajos y medianos, como la República Dominicana.

En Horizontes de Salud (HHI), sabemos que la lucha contra las ENT requiere fortalecer la atención primaria de salud, proporcionar medicamentos esenciales, y promover comportamientos saludables – y reconocemos que existe un desafío mayor. Las condiciones y normas que describen los lugares donde las personas nacen, viven, trabajan y envejecen tienen un gran impacto en la salud, incluidas, entre otras, las ENT. A nivel mundial, entre el 45% y el 60% de la variación en los resultados de salud se explica por factores ambientales y socioeconómicos, a diferencia de los comportamientos de salud, los genes, o incluso la atención médica. Para reducir las disparidades en la salud, las políticas y las estructuras sociales que dan forma a la distribución del poder y los recursos son tan importantes como la calidad de los servicios de salud y las decisiones de comportamiento de salud que las personas toman.

Como cofundadora de HHI y ahora como Presidenta de la Junta Directiva, pienso constantemente en este contexto en lo que se refiere al trabajo de nuestra organización en la República Dominicana – y sigo escuchando a nuestros pacientes, promotores de salud, socios, y personal para comprender mejor cómo estos problemas de raíz se manifiestan en sus vidas y experiencias. Lo que eschucho es que debemos considerar los factores sociales y políticos que determinan quién puede acceder a la atención médica, la educación y el empleo, y quién no. Debemos considerar cómo la falta de acceso confiable al agua potable y al saneamiento crea una doble carga de enfermedades infecciosas y enfermedades no transmisibles en las comunidades pobres, que pueden enmascararse mediante datos a nivel nacional o provincial que muestren una disminución general de las enfermedades infecciosas. Debemos considerar lo que es tener lugares seguros y atractivos para jugar y hacer ejercicio para personas de todas las edades, identidades de género, razas y etnias. Debemos reconocer que hay un poco más de 1,700 unidades de atención primaria en el país y solo 20 médicos por cada 10,000 personas en promedio, una fracción de lo que se necesita para atender adecuadamente a una población de 11 millones – y que estos recursos no están equitativamente distribuidos entre las áreas rurales y urbanas. Debemos enfrentarnos con la realidad de que a pesar de la importante legislación de 2001 que reformó los sistemas nacionales de salud y seguridad social, la promesa de atención médica universal, los beneficios esenciales mínimos, y la seguridad económica a largo plazo siguen frente al desafío de la falta de inversión y coordinación. Y debemos considerar las barreras adicionales que enfrentan los miembros de la comunidad que son de origen haitiano, incluido el acceso a la educación, la atención médica, el empleo y los derechos legales. Si bien HHI ha sido reconocido por nuestro trabajo en la prevención, el tratamiento y la gestión de las ENT, nos vemos obligados a ampliar nuestra perspectiva para abordar las ENT de manera sistémica.

La misión de HHI es mejorar la salud comunitaria en la República Dominicana. Al reflexionar sobre nuestros orígenes y nuestra trayectoria en los últimos nueve años, creo que nuestra mayor fortaleza como organización es nuestra voluntad de escuchar con autenticidad, desarrollar alianzas significativas basadas en la confianza y apreciar la idea de “salud comunitaria” en el sentido más amplio del término. Con demasiada frecuencia, las personas y las comunidades se reducen a enfermedades o problemas específicos, pero nuestro enfoque ve intencionalmente a la persona en su totalidad, a la comunidad en su totalidad, en toda su complejidad y humanidad. En este contexto, reconocemos la importancia de la atención primaria de salud de calidad, el fortalecimiento de los sistemas de salud, y los determinantes sociales de la salud, que están inextricablemente conectados con nuestra misión. Es por eso que, a principios de este año, nuestra Junta Directiva se comprometió con cuatro grandes prioridades para guiar nuestro trabajo durante el próximo año:

  1. Optimizar el alcance y el propósito de nuestro programa de promotores de salud, para alcanzar su potencial en la mejora de la salud de la comunidad.
  2. Expandir nuestra programación comunitaria y de salud pública, mientras se continúa promoviendo la excelencia clínica.
  3. Conectar nuestro trabajo individual y comunitario para fortalecer el sistema de salud.
  4. Explorar estrategias de financiación sostenible para fortalecer nuestro modelo de ingresos.

Nuestro objetivo es enfocar aun más en nuestros compromisos con la excelencia clínica en la gestión de las enfermedades no transmisibles, a los programas centrados en la nutrición y la actividad física, y a la educación sanitaria a nivel individual y comunitario. Pero también estamos construyendo nuevas alianzas y programas, como trabajar con la Asociación para el Desarrollo de Villa Montellano para alinearnos con sus esfuerzos en el desarrollo socioeconómico de la comunidad, y colaborar con el sistema escolar público local para presentar actividades de educación de salud a niños y adolescentes. Aprovechamos el creciente cuerpo de evidencia que muestra el impacto positivo que los programas de promotores de salud bien diseñados y bien respaldados pueden tener para mejorar el bienestar físico, mental y social de las poblaciones vulnerables — y el impacto que una profesión fuerte de promotores de salud puede tener en las oportunidades para que los promotores ejerzan su poder y creen cambio. Con el apoyo continuo de la Fundación Mundial de Diabetes, estamos creciendo y fortaleciendo nuestra colaboración con hospitales locales, centros de atención primaria, y el Ministerio de Salud para apoyar la educación y la capacitación de proveedores médicos de primera línea, así como para fortalecer los sistemas, herramientas, y los procesos necesarios para brindar una atención primaria excelente, con las ENT como punto de entrada. Es solo a través de la construcción de relaciones, asociaciones estratégicas, y visión compartida que podemos forjar el lugar y el valor de HHI – somos parte de un todo mayor.

Sabemos que los desafíos y las oportunidades que enfrentamos están interconectados, y nuestra estrategia de ingresos tendrá que apoyar la creación de asociaciones no tradicionales y enfoques flexibles. Desde que el World Health Report 2008 destacó que un compromiso renovado con la atención primaria de salud sería fundamental para enfrentar los desafíos mundiales de salud, el financiamiento de los donantes para fortalecer los sistemas de atención primaria de salud ha comenzado a aumentar; sin embargo, aún se ve eclipsado por fondos específicos para enfermedades, y está lejos de alcanzar los objetivos per cápita. Del mismo modo, los gastos de salud per cápita en la República Dominicana han ido en aumento, pero aún están por debajo del nivel de necesidad, y la mayoría de todos los gastos de salud en el país provienen de fuentes privadas, domésticas, como hogares individuales (fuera de bolsillo), empresas o sin fines de lucro, en lugar de ayuda internacional o del gobierno dominicano. Al mismo tiempo, se presta una atención renovada a la importancia de abordar las ENT para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible, con los que estamos totalmente de acuerdo y apoyamos mecanismos integrados de financiamiento horizontal para avanzar. Debemos ser creativos en la forma en que pensamos sobre el mantenimiento de este trabajo. Esperamos asociarnos con fundaciones, donantes, e inversores que estén ansiosos por poner sus habilidades y conocimientos a la mesa y ayudar a nuestro equipo a lograr el cambio.

Sin excelentes servicios, infraestructura, y profesionales de atención primaria de salud, y sin garantizar que las personas tengan la capacidad, el derecho, y la capacidad para acceder a la atención médica, incluso los mayores esfuerzos de desarrollo económico y comunitario no serán suficientes para promover la salud comunitaria. Asimismo, sin oportunidades de empleo que paguen un salario digno, acceso equitativo a educación y trabajo, acceso a alimentos y espacios saludables para jugar o hacer ejercicio, y normas sociales que fomenten y refuercen la salud para todos, incluso nuestros mejores esfuerzos para proporcionar tratamiento y acceso a la atención médica no será suficiente. Estamos comprometidos a colaborar y pensar en todos los sectores, estructuras de poder, y fronteras. La importancia no podría ser mayor: en 2008, el año anterior al establecimiento de HHI, la Comisión de Determinantes Sociales de la Salud de la Organización Mundial de la Salud alertó que “la injusticia social está acabando con la vida de muchísimas personas.” Nuestra dedicación a mejorar la salud de la comunidad es impulsado por el compromiso de cambiar esta realidad: a la demostración y al trabajo hacia la equidad y la justicia social.


Laura McNulty es la Presidenta de la Junta Directiva de Horizontes de Salud.

Posted in Blog | Leave a comment
  • Sign Up

  • Follow Us

    facebook twitter linkedin